Scroll to top
  • ¡Parking gratuito!
  • ENVÍO GRATIS A DOMICILIO
  • 91 629 08 10

Claves del estilo clásico de decoración: elegancia y sobriedad


Parque mueble - 19 octubre, 2022 - 0 comments

El estilo clásico en decoración es uno de los más utilizados, ya que ofrece muchas posibilidades y sigue siendo uno de los estilos favoritos para decorar el dormitorio de matrimonio o cualquier otra estancia de la casa. La gran cualidad de este estilo es que consigue una atmósfera romántica, cómoda y cálida si se combinan bien todos los elementos.

Aunque cada persona tiene sus gustos y preferencias, para mucha gente, la decoración clásica no pasa de moda y sigue aportando mucha elegancia, sobriedad y atractivo en los hogares donde se emplea este estilo. En este post vamos a darte todas las claves que necesitas para aplicar el estilo clásico de decoración en tu hogar con los mejores resultados.

Decoración de estilo clásico: todo lo que debes saber

Si eliges el estilo clásico para alguna estancia de tu hogar, o para toda la vivienda, debes saber que tiene una serie de características muy determinadas. La principal es la gran cantidad de elementos decorativos, la belleza de las formas, los colores y las texturas.

Estos son los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de utilizar un estilo clásico:

Buscar el equilibrio a nivel visual

Como hemos dicho, el estilo clásico suele disponer de bastantes elementos decorativos, por lo que se requieren espacios amplios, sobre todo en el salón, y deben combinarse muy bien para crear la simetría y armonía necesaria en la estancia. Los muebles deben seleccionarse cuidadosamente, así como los elementos decorativos que deben encajar perfectamente en el conjunto.

Emplear colores neutros

Los colores neutros son perfectos para armonizar las distancias, de ahí que el beige, blanco, crema o gris sean los más utilizados en salones con estilo clásico. En las paredes también se pueden aplicar verdes, ocres, amarillos o rosas dependiendo de los tonos que tenga el tapizado de muebles, butacas o sofás. Una combinación de colores adecuada creará un ambiente de bienestar, cálido y sereno. También hay que cuidar mucho la iluminación. Es importante evitar el exceso de sombras y la luz directa y tratar de crear una tonalidad de luz muy suave.

 

Textiles y muebles auxiliares 

Si hablamos de textiles, las cortinas son especialmente importantes, al igual que los tapizados de sillas, butacas o sofás. Éstos deben destacar por sus estampados, colores y texturas. Las telas suelen ser pesadas y de gran caída como cretonas, seda o brocados. También se utiliza el algodón, el lino o el terciopelo, no solo por su elegancia, sino también por la combinación tan interesante de texturas y colores.

Los muebles auxiliares que no pueden faltar en un estilo clásico son las cómodas, librerías hasta el techo, espejos grandes, aparadores de madera junto a elementos vintage, como un candelabro, un jarrón, lámparas, cuadros, etc.

Madera y elementos metalizados

Utilizar elementos metalizados, sobre todo con colores dorados o plateados, aportan un toque de distinción y lujo a los espacios decorados con estilo clásico. Por otro lado, la madera es otro de los materiales indispensables en este tipo de estilo, sobre todo maderas macizas y maderas nobles como roble, cerezo, caoba, etc, utilizados en muebles y pavimentos.

En el suelo resulta imprescindible el parqué, con molduras en techos y paredes. Además, también se puede apostar en las paredes por paneles de madera de boiseries o incluso por el papel pintado con estampados de siempre como los cuadros, las rayas, motivos vegetales o florales.

Mobiliario

Los muebles de estilo clásico se inspiran en otra época, como por ejemplo la de Luis XV y Luis XVI. El estilo Luis XV se caracteriza por curvas y ornamentos, otros estilos como el inglés tiene molduras en forma de «S» con líneas rectangulares o cuadradas en los respaldos de sofás o sillas. También puede haber reminiscencias del Art Decó y piezas de mobiliario clásico más contemporáneo o rústico.

La mayoría de muebles son voluminosos y a la vez cálidos, con formas redondeadas y sinuosas y maderas grandilocuentes como el cerezo, la caoba o el roble con detalles en bronce. Destacan los sofás grandes, como el sofá chéster, butacas en piel, sillas, librerías y mesas con patas torneadas. 

Elementos decorativos

Predominan los rosetones de escayola, frisos, cristal, porcelana, grandes lienzos, espejos con marcos enormes y ornamentados, cuadros de marquetería o con marcos labrados, remates en bronce u otros metales, papeles pintados, portarretratos, candelabros, cubertería u otros objetos plata o alpaca, arañas de cristal, lámparas de pie. Todo ello aporta un toque de lujo y distinción.

De todas formas, si te gusta el estilo clásico pero también otros estilos, puedes optar por depurar el estilo clásico y mezclarlo con elementos más contemporáneos, como el estilo industrial, vintage, rústico, chic o clásico moderno. Si tu casa es moderna no tendrás ningún problema en integrar estos elementos.

En Parque Mueble podemos asesorarte a la hora de elegir tus muebles de estilo clásico. Contacta con nosotros o visita nuestra tienda en Algete (Madrid). Cuéntanos lo que deseas para tu hogar, queremos ayudarte. ¡Te esperamos!