Scroll to top

Sofás cama para tu casa


parquemueble - 27 diciembre, 2018 - 0 comments

Seguro que, si hacemos una lista de los mejores momentos del día, quitarse los zapatos y tumbarse en el sofá al llegar la noche está entre los primeros puestos. Un extraño placer indescriptible. Además, no son pocos los que, llegado el momento, pueden transformarse en una cama para poder adecuar a los visitantes en un sitio cómodo y atractivo, sin que tengan que pagar un hotel. ¡O incluso dormir tú en ellos!

Aunque los sofás cama no tienen buena prensa, lo cierto es que han mejorado mucho con los años, siendo una buena alternativa a una cama. El dos en uno perfecto para cualquier hogar: ¿Vienes a ver con nosotros los mejores para tu casa?

Tamaño

Para escoger el tamaño de un sofá cama deberás pensar, en primer lugar, en el uso que le vas a dar: ¿Será un uso ocasional o de todos los días? ¿Para solo una persona, o acompañado? Una vez decidido esto, determinado por el tamaño de plazas del sofá (normalmente dos o tres), llega el momento de ver otros aspectos necesarios, ya que, por ejemplo, algunos sofás desplegados necesitan separarse de la pared, y otros deben quitar cojines que, no olvidemos, deben guardarse en algún sitio. Así pues, la primera pregunta debe ser solucionada con una medición del sofá plegado y desplegado para ver si coincide con el espacio que tenemos en casa.

La apertura

La idea que tenemos del sofá cama es de alguien intentando abrirlo a la desesperada, sudando la gota gorda para conseguirlo. Pero en estos días se lleva más el sofá “clic clac”, que se abre en forma de libro, tan fácilmente como abatiendo el respaldo. Es joven y moderno, con la desventaja de su falta de comodidad. El clásico es el sofá cama italiano, que, pese a todo, ha mejorado mucho su supuesta dificultad de montaje. Quitando los cojines del asiento, el colchón sale con facilidad, evitando su desgaste.

Más moderno es el clásico chaise longue, para el que basta desplegar todas las plazas sin el asiento alargado bien con sistema italiano o bien con cajones bajo los asientos. Además, bajo el chaise longue se pueden guardar todos los textiles necesarios para convertirlo en cama, como la almohada o las sábanas. Finalmente, no podemos olvidar algo que puede parecer una excepción, pero salvar la situación: un sillón cama, unipersonal, de una plaza, que pueden desdoblarse para formar una cama. Sin embargo, no son muy recomendables dada su falta de comodidad.

Consejos

El mejor consejo que se puede dar para adquirir un sofá cama es que tenga una estructura de madera (es la mejor manera para no acabar haciéndote daño en la espalda), un colchón independiente (para asegurar la mayor comodidad) y, en caso de poder, escoger el de apertura italiana. Claro está, cada cual elegirá el que más le convenga, pero es la mejor manera de ofrecer un descanso perfecto para los invitados… ¡O para ti mismo!

No lo dudes: ¡Contacta con nosotros para que te contemos todo sobre nuestros sofás cama! No pierdas la oportunidad de completar tu casa con un mueble tan versátil como útil.

Compartir en:
Facebook
Twitter
LinkedIn